38~

Capítulo 38:
{Narra Jane}
Las semanas fueron pasando rápido y sin ninguna novedad. Era tan feliz con todos los acontecimientos que ni me daba cuenta de lo rápido que pasaba el tiempo. No me había dado cuenta de nada, pero ya estábamos en un adentrado octubre cuando los chicos ya habían echo más de tres espectaculares actuaciones. Las tres semanas as habían superado y no podía estar más feliz por ellos, pero ahora las cosas se ponían cada vez más difíciles y la competencia era casa vez más fuerte. Y me sorprendía mucho lo buenos que eran la mayoría de concursantes.
Realmente era un año bien cargado y preparado.
Y, acorde con los acontecimientos, el amor de las inglesas por ellos era cada vez más fuerte y en su última actuación las había vuelto prácticamente locas por ellos.
Justo esa noche, Jess y yo íbamos juntas al programa para verlos en directo y con pases al camerino que Zayn nos había conseguido, semanas atrás.
No podía estar más emocionada.
Justo cuando había terminado de vestirme con unos pitillos color beige, unas botas militares del mismo color y un jersey de lana, el timbre de la puerta sonó.
-¡Yo abro! -grité mientras bajaba las escaleras.
-Joder, avísame antes de levantarme del sofá -se quejó entre murmullos Emma.
Rodeé los ojos y abrí la puerta.
Jess, con una preciosa sonrisa y con dos tickets en las manos, me miraba en el exterior.
-¿Lista?
-Lista. ¡Amá, me voy! ¡Volveré tarde!
Agarré el abrigo y cerré la puerta detrás de mí.

~

-¡Hola, Sam! -saludó alegre Jess al ver al guarda de seguridad.
-Señoritas -respondió él, sonriendo y dejándonos pasar-. Pasar un buen día.
Atravesamos el pasillo hasta llegar a camerinos, donde ambas esperábamos a que todavía estuvieran allí. Habíamos ido prácticamente todas las semanas, hasta el guarda de seguridad ya nos conocía.
-¿Los has avisado de que veníamos?
-No. ¿Tú?
-Pues no.
-Pues muy bien. ¡Será una sorpresa!
-Corre, que si no nos damos prisa igual ya se han ido a la casa y todo.
Avanzamos unos cuantos más hasta llegar a una puerta blanca, tal como el resto, con un cartelito en el que ponía “One Direction”.
Llamé a la puerta sin vacilación y Jess se puso a mi espalda cuando abrí la puerta.
-Bu.
Los cinco, divididos entre la habitación y hablando vivazmente, me miraban sorprendidos y sonriendo casi al instante.
-¡Sorpresa! -gritó Jess entusiasta.
Harry se levantó de la silla nada más entrar nosotras y cerró la puerta detrás nuestra, después, besó mi mejilla.
-Hola, vampiros. Oye, qué guapos estáis con los ojos pintados.
-Oops -murmuró Louis, frotando sus ojos.
-Tranquilo, que os queda a todos muy bien. Podría acostumbrarme a que sea Halloween -afirmé.
Niall rió abiertamente y el resto rió al respecto.
-Chicos, voy a felicitaros por la actuación de esta noche. De verdad, espectaculares.
-Bueno, como siempre.
Los cinco sonrieron tímidos, hasta Niall y Zayn se sonrojaron un poco.
-Tenemos buenas noticias -dijo Liam, captando nuestra atención, sobre todo Jess y mía-. Hoy nos han dejado la noche libre.
-¿Libre? ¿Qué significa eso?
-Que, si queremos, nos dejan salir a la calle.
-Con uno o dos guardias.
-¡Qué bien! Me daba vergüenza pedíroslo...
Solté una pequeña risa, casi inaudible.
Unos sordos golpes en la puerta interrumpieron las risas de los chicos, que dirigían sus miradas llenas de dudas hacia la puerta.
-Será Simon -murmuró Harry, con algo de inseguridad en la voz, mientras habría la puerta.
Louis sonrió.
Una chica rubia con ojos marrones con algún que otro destello verde sonreía al otro lado del umbral de la puerta.
-Hola, Hannah -saludó Harry sonriendo.
-¡Hola! -respondió ella y entró el la habitación-. Ui cuanta gente -nos sonrió a Jess y a mí.
-Hola -dijimos las dos a la vez, sonriendo también.
La chica se acercó a nosotras y se autopresentó.
-Hannah -besó mis mejillas-. Novia de Lou.
-Ah -reí tontamente-. Jane. Novia de Harry.
-¡Por fin te conozco! Oigo tanto hablar de ti que ya tenía curiosidad.
Reí de nuevo mientras miraba a Harry, que apartó la mirada sonrojado. No pude evitar sonreírle.
-Yo también me alegro de conocerte.
Apartó la mirada y miró a Jess, que sonreía tímidamente.
-Yo soy Jess. Y, bueno, no soy novia de nadie -y soltó una risita.
-Encantada -Hannah se incorporó tras darle otros dos besos-. Madre mía. Tres rubias. Las fans van a pensar mal.
Risas de nuevo.
-Bueno. ¿Estáis listos para salir? -dijo, después de acercarse a Lou y besarle.
Aparté la mirada.
-Estábamos a punto de vestirnos, pero habéis venido vosotras y... -dijo Zayn tímido, bajando la mirada.
-Pues nos vamos, vosotros vestiros tranquilos.
Hannah se juntó con nosotras y salimos de la habitación.

~

-Chicos, enhorabuena en serio. Un gran trabajo y un gran espectáculo. Estoy orgulloso. Os lo mereceis. Sam y Ronan están en la puerta esperándoos, pasaroslo bien. Nada de alcohol, ¿de acuerdo? -los chicos asintieron con amplias sonrisas las palabras de Simon.
-Bien. Os quiero aquí antes de las 3 -su mentor se dio la vuelta y desapareció en el pasillo.
-¡Yupi! -Niall daba literalmente saltos de alegría.
El resto lucía una preciosa sonrisa en sus caras al acercarse a nosotras.
Y yo no podía evitar sonreír también.
Lo habían conseguido. Éste era su sueño y estaban cumpliéndolo. Ya daban por perdidas sus vidas de personas normales, con una vida normal. Y recibían, con los brazos abiertos, a su nueva visa, a la vida de la fama. A la vida de las fans locas y a ser conocidos por toda Inglaterra.
Todo eso, estaba haciéndose realidad.
Al acercarse, Harry y Louis se dirigieron una mirada cómplice sonriendo, y acto seguido apresuraron el paso hacia nosotras. Harry, al llegar, me besó enseguida, con ternura y dulzura. Como siempre hacía y como a mí me encantaba. Cerré los ojos y me dejé llevar por él.
-Vale. Me parece muy bien que os queráis y todo eso, pero... ¿hola? Yo también estoy aquí.
Me aparté de él, y sin dejar de abrazarle, le dirigí una mirada desafiante a Jess, que me respondió rodeandi los ojos y sonriéndome.
Con las manos unidas, nos dirigimos a la puerta principal, en donde dos grandes hombres fuertes vestidos de negro aguardaban con los brazos cruzados. Jess saludó animadamente a uno de ellos, a lo que él respondió con una leve sonrisa. Pasamos por su lado, abrimos la puerta y enseguida los guardas nos siguieron.
Al salir, me paralicé al ver a la gente en la calle. Por suerte, el edificio estaba rodeado por vallas para que la gente ajena no pudiera entrar.
Había al menos 50 adolescentes pegadas a las vallas y, cuando salimos, los gritos que comenzaban eran atronadores. Casi no podía escuchar mis propios pensamientos.
Harry apretó mi mano para que me tranquilizara un poco, ya que estaba tensa y perpleja por la multitud de ahí fuera.
Y esta, sólo era la cuarta semana.
En cuatro semanas habían conseguido reunir a tanta gente.
-¡Wow! -exclamó Jess-. ¿Todas están aquí por vosotros?
-No lo creo -respondió Liam-. En la casa hay más gente con más votos y seguidores que nosotros.
-Siento decirlo, pero no creo que Storm tenga fans adolescentes.
Niall rió altamente, como siempre hacía.
-Es ahora o nunca. Tenemos que cruzar por ahí e intentar salir vivos. -dramatizó Louis.
Tragué saliva.
Es sólo una broma, Jane. Ya sabes cómo es Lou suspiré.
Apretando cada vez más fuerte la mano de Harry, nos íbamos acercando a las vallas, cuando uno de los guardias la abrió. Las chicas no podían consigo mismas, no podían creérselo y los gritos rugían en mis oídos fuertemente.
Al salir, la gente se pegaba a nosotros, gritando en nuestras caras y sin importar si nos molestaba o no. Algunas de ellas no hacían nada, seguían pegadas a la valla esperando a que otro de los concursantes, pero la mayoría de ellas se lanzaba sobre nosotros, gritando el nombre de cualquiera de la banda o incluso, de vez en cuando, el de Hannah.
Los flashes de las cámaras de fotos y de los móviles me impedían centrarme más todavía en mi camino. El agobio era tan grande que mis ojos, tratando con fuerza a adaptarse a las luces aleatorias, no se mantenían dos segundos quietos, viajando por cada una de las caras de las chicas que no dejaban de gritar. Mi mano se aferraba fuertemente a la de Harry, con miedo a que me soltara y a quedarme sola entre la multitud.
Por suerte, un coche negro de detuvo delante nuestra y pudimos entrar en él para poder perder de vista a toda la gente que había esperado a la salida de los cinco chicos del programa del momento.
Suspiré aliviada cuando Zayn entró el último y cerró la puerta tras él. El coche se puso en marcha.
-¿Qué. Coño. Era. Eso? -consiguió pronunciar Jess algo temblorosa.
-Hay unas 20 más que el otro día -dijo todavía perplejo Niall.
-Qué agobio.
Yo estaba muda. No tenía palabras. Tenía la garganta seca.
Harry pareció darse cuenta y me apretó la mano con suavidad, e hizo que le mirara a los ojos. Conseguí articular una sonrisa.
-Creo que no he visto a tanta gente pegada a mi a la vez en mi vida -dije con voz entrecortada.
Me apoyé en el respaldo del sillón para tratar de tranquilizarme.
-A mí me encantan. Son tan monas -decía Niall emocionado.
-Eso es porque a ti no te desean arrancarte los pelos y los ovarios de cuajo -murmuró Hannah.
-¿Qué quieres decir con eso? -preguntó Jess, con el ceño fruncido.
-Bueno. La mayoría de las chicas de ahí fuera me odian y bastante. -suspiró- Y sólo por salir con Lou.
No quería oírlo. No quería.
Noté como mi cara palidecía cuando todas las miradas se centraban especialmente en mí. Exceptuando la de Harry, que mirada a Hanna serio.
Aparté la mirada enseguida, intentando con todas mis fuerzas ignorar el comentario de Hannah, que también tenía la mirada clavada en mí.
-Oops. No era mi intención asustarte, Jane.
Sonreí lo mejor que pude hacia ella.
Demasiado tarde.
-Tu... hmm... cierra twitter y ignóralas. Eso es lo que hago yo.
Eso, sólo consiguió que me asustara más.
Dejé escapar un leve suspiro.
-Bueno -dije por fin-. ¿A dónde vamos?
Harry me sonrió y entendió mis ganas de cambiar de tema.
-El conductor sabe hacia dónde. No está muy lejos según Simon.
-De mientras diré que nos vamos al Starbucks del Big Ben -Louis sacó el teléfono-. Eso conducirá las fans directamente hacia allí.
Jess soltó una risita ante la estrategia.
-Qué bueno.
-Me ha informado que estará la prensa de algunas revistas a la entrada. Así que, ya sabeis, ignorar las preguntas e ir directamente hacia dentro. Así no meteremos la pata.
-¿Más flashes? Voy a volverme loca -protestó Hannah.
Estaba de acuerdo con ella.
Jess miraba con curiosidad el interior del coche, acariciando los cómodos sillones de cuero marrón.
Liam miró a través de la ventana, intentando orientarse.
-Creo que casi estamos.
-¿Cómo se llama?
-No sé. Pero es bastante conocido..
Niall observó el reloj.
-Tenemos 4 horas para pasarlo bien. Hell yeah!
El vehículo paró suavemente y el chófer nos abrió la puerta.
Ésta vez había más seguridad, un guardia a cada lado de la puerta de entrada y del coche. Zayn bajó del coche el primero y seguida de Jess, que enseguida empezó a sonreír a la gente. Y después bajó Harry y a su lado, aún con las manos entrelazadas, le seguí. Los demás nos siguieron de uno en uno.
No había tantos periodistas como había imaginado, pero había por lo menos diez a cada lado de la puerta de entrada, cada uno con sus cámaras profesionales, con, evidentemente, mil veces más de potencia en sus flashes. Intenté acostumbrarme lo más rápido posible, atravesando el pasillo y sonriendo, mostrándome feliz lo mejor que pude.
Entonces, fue como si todo ocurriera a cámara lenta. Mientras todos andábamos en el interior, los periodistas hacían muchas preguntas, y sobre todo a mí, ya que yo era la “nueva”. Y aunque trataba de esquivarlas, muchas de ellas se clavaron en mí.

¿Quién eres tú?

¿Qué hace agarrada de la mano de Styles?

¿Estáis juntos? ¿Cuánto tiempo?

¿Qué piensan las fans de esto?

¿Vais en serio o sólo eres un rollo más?

¿Podrías ser un peligro para One Direction, quitándo la fama a Styles de “el ligón?


Comentarios

  1. asdfghjklñálfjbjdbvhjrhbvyrujabckhsbviyr que mas decirte? estoy sin palabras! siempre me dejas sin palabras.. Espero que no tardes mucho en subir porque lo paso mal ee? ;D
    Bueno.. sigue asi por favor.. que tienes mucho arte! :D
    Feliz Navidad!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Capítulo 11

No es definitivo.

Capítulo 8