Entradas

Mostrando entradas de julio, 2013

Segunda temporada!

Hola lectoras/es!
Después de varias semanas, pensándolo mucho, he decidido que voy a seguir con la novela. Pero no quiero volver a pasarlo mal, como lo hacía escribiendo la primera. Sí, lo pasaba mal. Tenía miedo, miedo de que si taraba demasiado en subir capítulo perdería lectoras, la gente se olvidaría de esta novela, y por eso me daba prisa en escribir, y acabé por odiar algo que en realidad amo con toda mi alma, que es el escribir. Y sé que no soy la única a la que le ha pasado -conozco a gente que también le ha ocurrido-, y sé que esta es sólo una novela más. Pero para mí es muy importante, porque cuando la empecé a escribir jamás pensé que iba a llegar hasta aquí, con más de 50.000 visitas al blog. Igual para otras personas no es nada, pero yo ya estaba dando saltos con 3.000. No sabéis lo mucho que significa esta novela para mí.
Por eso voy a cambiar de táctica. No quiero pasarme el día avisando a gente cuando resulta que no lee ni la mitad. Tengo dos opciones.
Primero, a todos…

56~

{Narra Yina} Un agudo dolor de cabeza me atravesó la frente. Me daba miedo abrir los ojos, ya que sentía los parpados demasiado pesados y temía que podría no poder abrirlos. Antes de nada, me pasé la mano por la cara y me froté los ojos, antes de abrirlos. Recorrí la habitación con la mirada, y no reconocía nada de ella. Yacía en una cama doble, pero estaba tumbada sola; no había nadie a mi lado. La habitación era grande y elegante, como de persona adulta. Las sábanas eran grises y así las paredes. Sólo había una ventana, que estaba en la pared de al lado de la cama, que ofrecía la mayoría de la luz que entraba en la sala. La única, mejor dicho; la lámpara que colgaba elegante del techo estaba apagada, y la puerta cerrada. Ceñí. Luego trasladé la mirada a mí misma. Me asusté bastante, ya que estaba completamente desnuda. Completamente. ¿De quién demonios era esa habitación y qué estaba haciendo ahí desnuda? De repente entré en pánico. No sabía qué hacer, si moverme de ahí y hacer como …

55~

Capítulo 55: {Narra Lena} La luz se reflejaba en el espejo y me daba directamente en los ojos, lo que resultaba realmente molesto. Gracias al tiempo, me había acostumbrado bastante rápido a eso de vivir en un centro para locos. Para gente como yo. Ya era mi tercera semana ahí, y las pastillas se iban acumulando en el hueco de la pared. No me importaba demasiado, no me sentía diferente. Me sentía como siempre. Mi reflejo seguía reflejado en la lisa superficie del espejo. Me alejé de él y ordené las pocas cosas que tenía en la habitación entre la poca luz que había. La única luz que entraba era gris y apagada. Era la hora de la comida, por lo que me moví por el edificio hasta el gran comedor, probablemente la sala que más odiaba del lugar. Busqué a Meredith con la mirada al recoger mi bandeja, pero luego recordé que le dieron el alta hacía dos días. Me acordaba de la manera en la que me guiñó el ojo en cuanto me lo dijo. “Se lo han vuelto a creer estos bobos. Y sólo por engordar tre…

54~

Capítulo 54: {Narra Lena} La enorme sala estaba medianamente en silencio. Los pocos sonidos se escuchaban con facilidad gracias a que los techos eran altos y las paredes lisas y blancas. Grandes lámparas colgaban del techo, pero no estaban encendidos, ya que entraba una blanca y tenue luz entraba por los ventanales que atravesaban las paredes, adornadas con rejas, cómo no. Con bandeja en mano, me dirigí hacia una mesa libre. En busca, más bien. No había ninguna. Resoplé y al final opté por una mesa con una chica rubia y pequeña, que removía en su plato, sin querer tomar nada. Me senté en frente suya. Nada más sentarme, grandes ojos azules se clavaron en mí, algo asustada. -Hola -me dijo tímida, una pequeña sonrisa asomando por sus labios. Yo la miré. -Hola -le respondí; pero no le sonreí. La verdad es que me estaba volviendo muy borde. La hora de la comida era la peor de todas. La gente del lugar se juntaba en un mismo lugar, y estaba lleno de médicos con batas, que nos miraban …