Capítulo 1


Antes. 
{Narra Jane}
Lena! -gritaba Ellen con la sonrisa más grande que la había visto esbozar. 
Yo fruncí el ceño, sonriendo también. 
-¿Por qué la llamas? -respondí- Ella no está aquí. 
El ambiente floral nos envolvía a ambas. Un suave sol iluminaba con su agradable y acogedora luz el claro del bosque en la que estábamos sentadas, entre las flores. 
Parecíamos felices. 
La sonrisa de Ellen se transformó en una leve mueca, en parte graciosa, y se mordió el labio. En un sólo segundo su mirada se ensombreció, pero luego volvió su mirada clara y transparente. 
-¿Cómo que no? ¿Y dónde está?
Me encogí de hombros. Su mirada dulce se volvió vacilante ante mis dudas, ya que probablemente estaba tardando bastante en responder a su pregunta. 
-No lo sé, Ellen. De todas formas, ¿por qué me lo preguntas a mí? -me levanté de encima de la hierba y me quedé de pie delante suya, mientras ella levantaba la vista desde el suelo. 
Su mirada se había vuelto negra, y la tenía clavada detrás de mí. Yo dejé escapar un resoplido junto a una risa, y me di la vuelta para poder ver qué estaba mirando mi amiga. Mi sonrisa aumentó cuando vi a Harry con los brazos cruzados mirándome. 
-Hey, H -le saludé, usando el diminutivo que le había puesto cariñosamente- ¿por qué no me avisas? Estaba a punto de pegarte -sonreí y me acerqué a él, haciendo ademán de enredar los brazos al rededor de su cuello y besarle. 
En cambio, él dio un paso hacia atrás y ceñó. 
-¿Qué haces? -me dijo- Nosotros terminamos. 
La sonrisa de mi cara se borró por completo. 
-¿Qué? 
-Lo que oyes. -Su voz era fría, tanto que al rozarme me quemó la piel. 
Me apartó dándome un manotazo en el hombro y se acercó a Ellen, quien le miraba con un brillo especial en los ojos, y se había levantado del suelo y juntado sus manos detrás de la espalda. En el rostro de Harry apareció una sonrisa grande, y envolvió las manos alrededor de su cintura, al igual que Ellen con su cuello. Me quedé atónita al ver que estaban besándose delante mía. 
-¡Ellen! -chillé, y, quedándome en mi sitio, daba patadas en el suelo y puñetazos al aire como una niña pequeña. 
Lágrimas corrían por mi cara y parecía que mi piel ardía con el paso de ellas por mis mejillas. Seguía gritando sus nombres, pero ellos lo único que hicieron fue seguir, hasta que se tumbaron en la hierba y las flores temblaban bajo y alrededor de ellos. 
-¡Ellen! 
-¿Qué?
Un fuerte viento hizo que me cayera al suelo, duro bajo mi caída. Alguien me sacudía el hombro, pero lo único que hice fue hacerme un ovillo y taparme los oídos, pero los gemidos de placer cada vez eran más altos y atravesaban la piel de mis manos. 
-¿Qué ocurre, Jane?
Volví a abrir los ojos y vi a Ellen a mi lado. Parpadeé varias veces y me vi en mi habitación, a oscuras con una débil luz naranja entrando por la ventana. Las lágrimas seguían cayendo por mi cara. Me incorporé con la mano de Ellen todavía en mi hombro. Su reloj marcaba las cuatro de la madrugada. 
-Nada. Sólo... he tenido una pesadilla. 
Gracias a la luz, vi que fruncía los labios. 
Me aparté un mechón de pelo. 
-¿Quieres hablar sobre él? -me dijo con voz acogedora. 
Negué con la cabeza y me volví a tumbar en la cama, hundiéndome en mi cojín y enterrando la barbilla en mi manta de la infancia, que encontré la anterior noche. 
Ellen se apoyó en su codo y jugó con mi pelo, mirándome cual madre a su hija. 
-Está bien. No quiero obligarte a nada. 
-Salías tú. Y Harry. 
Frunció los labios de nuevo y se incorporó para estar a mi lado. Tumbada, me rodeó con sus brazos y apoyó su cabeza en mi pecho, abrazándome. 
-Intenta volver a dormirte, ¿de acuerdo? Yo estaré aquí por si vuelves a tener pesadillas. 
-Está bien. 
Horas. Hacía sólo unas horas desde que Ellen me metió dentro de casa. No había dicho ni una palabra, sobre nada. Ninguna lo hicimos. Se lo agradecía muchísimo. Yo, si el caso hubiera al revés, no sabría cómo reaccionar a eso. No me hubiera comportado de la misma manera que ella. Ellen realmente sabía cómo manejar asuntos como esos, ya que no era la primera vez que me dejaba un chico, o que me hacían daño. Ella tuvo que soportarme mucho tiempo antes de que sucediera todo aquello. 
Me aparté las lágrimas al darme cuenta de que seguían cayendo por mi rostro. 
¿Lo recuerdas, Jane? -me dije a mí misma- Dijiste que nunca más llorarías por un chico. Nunca más. 
Ese recuerdo sólo hizo que me enfadara más todavía. 
Traté de distraerme. 
-Ellen -la llamé. 
Ella seguía con la cabeza apoyada en mi pecho, por lo que no pude ver si tenía los ojos abiertos o cerrados, o si dormía o no. De todas formas, emitió un gemido, respondiéndome. 
-Gracias. 
Se incorporó y me miró con las cejas juntas. 
-¿Eres tonta? No me tienes que dar las gracias por nada. Jane, eres mi mejor amiga, te he hecho daño y no quiero que nadie más te lo haga, ¿de acuerdo? Es una cosa que te debo y no sólo por el hecho de que te debo una, si no porque las amigas hacen esto, sin pedir nada a cambio. No voy a dejar que por ciertas personas lo pases mal, cuando ni siquiera tienes la culpa. No te lo mereces. 
Yo no pude hacer otra cosa, más que sonreír. 


~


Mis padres se estaban divorciando. El caso es que lo estaban haciendo desde hacía varias semanas atrás, sólo que era entonces cuando ambos nos lo dijeron. Mi madre se volvía a España. Yo estaba considerando la idea de irme con ella. 
Harry me odiaba. 
Después de aquello, mi amistad con Ethan se rompió por completo. Él trataba de encontrarme y de volver a tomar contacto conmigo en los pasillos del instituto, pero de todas formas él ya subió las fotos a todas las redes sociales que poseía. A mí ya me daba igual y suponía que a él también. Él ahora estaba de gira por toda Inglaterra con todos los compañeros de TXF, por lo que ya no necesitaba más votos para ganar o no ganar. Ellen me dijo que quedaron terceros, ya que yo aún no era capaz de encender la tele. 
Lena había muerto. Suicidado. Y yo no estaba ahí para ayudarla. Estaba demasiado centrada en mí misma y ahora me sentía más culpable que nunca. Yo podría haberla ayudado, podría haberla escuchado, y podría haber cambiado todo aquello. Pero no pude. Aunque, en el fondo, sabía lo mal que lo pasaba ella cuando estaba sola, y recordaba cómo prefería estarlo. Muy en el fondo sabía que lo que ella tenía no tenía solución, no podía haberla ayudado. Ni yo ni nadie. 
Ellen, Jess y yo estábamos más unidas que nunca, y ellas estaban moqueando porque cabía la posibilidad de que abandonara Inglaterra. Tal vez no para siempre, pero sí por un tiempo. Aunque, ellas ahora me necesitaban. Las tres nos necesitábamos mutuamente. 
Desde entonces había pasado un mes y medio, y estábamos terminando las vacaciones de Navidad. Tal vez las peores Navidades que podría haber pasado. Y posiblemente para Ellen también. Mi madre la trataba como una hija más, y lo necesitaba. Toda la familia estaba muy afectada por lo de Lena, incluso Emma, la que la llamaba loca cuando ella no estaba. Creo que ella era la que más culpable se sentía. Por fuera era toda una chica mala, como siempre, pero sabía que lo estaba pasando tan mal como nosotras. 
Mientras tanto mi padre ya no vivía en nuestra casa; se había mudado a un pequeño apartamento alquilado hasta que mamá hubiera empaquetado todas sus cosas y se hubiera largado. Entonces, él volvería a trasladarse a casa. Emma tenía claro que se quedaba en Inglaterra, y yo, seguía con las dudas. 
¿Qué haría yo en Inglaterra? Sólo lo pasaba mal. Tal vez eso suena un poco egoísta, ya que entonces dejaría a mis mejores amigas solas. Por eso era una decisión difícil para mí. 
Mi madre decía que por lo menos debería de terminar el curso, y así pasar el verano en España, y así podría decidir si me quedaba o no. Visto así no me parecía mala idea, pero después de todo tenía todo un curso por delante para decidirlo con la cabeza fría. 
Muchas noches pensaba en llamar a Harry. Pero luego me arrepentía y borraba ese pensamiento. En cuanto viera mi número aparecer en su pantalla colgaría, y eso sólo me destrozaría más. Además, no sabía qué noches tenían conciertos, ni dónde tenían ni cuáles eran sus horarios. Probablemente, lo último que le apetecería ahora era hablar conmigo, por lo que le dejé en paz. 
Y, aunque intentaba negarlo, lo seguía queriendo mucho. 
Ya no había nada que hacer. Él ahora era famoso, aún más, por toda Inglaterra. Y yo sólo era una ex más. 
Siempre sonreía al recordar y al imaginar lo feliz que hubiera estado Lena al verlos tan altos, tan grandes. Ella hubiera sido una gran fan. 
Igual era mejor así. 
Después de todo, todo aquello era por mi culpa. 
Me lo merecía. 

Comentarios

  1. WFT?!?!!!!!??!!? QUIERO MÁS HE DICHO... SIEMPRE QUIERO MÁS!! ES PER-FECT JAJAJA ME DEJAS TO' LOCA POR LEER MÁS SIQUILLA JAJA :3

    ResponderEliminar
  2. Tío, que yo quería ser la primera... Nah, da igual... HOLA JULI, SOY PATRI JAJAJAJAJAJAJAJAJA ¿JULI QUIERES SER MI AMIGAAAA? Bueno, TE ODIO, TE ODIO, TE ODIO POR HACERNOS ESTO A MÍ Y A TODAS LAS LECTORAS. ¿PERO POR QUÉEEEEEE? Jo, ahora me encierro en mi cuarto y me pongo a llorar mientras escucho a Ed Sheeran. Lo suyo sería que ahora Jane fuera a España Y SE ENCONTRARA CON NIALL EN MARBELLA JEJEJEJEJEJEJEJEJEno. Ay Lena, AY LENA, ¿POR QUÉEEEEEEE? Bueno, Lena, descansa en paz, DEP xxxx - 2013 † Cuando estaba leyendolo pensé: "ELLEN, YA LO HICISTE UNA VEZ, NO LE VAYAS A QUITAR OTRA VEZ EL NOVIO A JENA" pero me dí cuenta de que es un sueño ._. PERO EZ QUE EZTO TAN TRIZTE NO PUEDE ZÉ, NO, NO, ME NIEGO EN ABZOLUTO. BUT WE'RE ALL MAKING ALL THE SAME MISTAKEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEES. Y lo que me pregunto yo, ¿cómo haces eso de poner comentarios hipermegalargos? Bueno, que eso, que te quiero, que he estado mirando los precios de los vuelos hacia Bilbao Y SON MUY CAROS, ME INDIGNO. Repito, QUE TE QUIEROOOOOOOOO. Y que quiero el siguiente capítulo pero YA, YA DE YA, DE, ¿QUÉ ESTAS HACIEDO AHÍ PARADA? VENGA, SÚBELO, QUE SEGURO QUE YA LO TIENES ESCRITO. Att-M Pattie.

    ResponderEliminar
  3. ¿HOLAAAA? ¿PERO COMO NARICES ESCRIBES TAN AKVXKSVDOABSOAFVZBDN? JO, EN SERIO, ES INCREÍBLE. ERES UNA DE LAS POQUÍSIMAS PERSONAS QUE ME HACEN EMOCIONARME DE VERDAD, A LÁGRIMA VIVA.
    AY DIOS, YO QUIERO QUE ETHAN SE VALLA A LA MIERDA, ES UN CAPULLO, POR SU CULPA HARRY NO HABLA MÁS CON JANE :( Y LENA... AY DIOS, POBRECITA, NO SE QUÉ DECIR SOBRE ESO, ME ENCANTABA SU PERSONAJE.
    PUES ESO, QUE SIGAS ESCRIBIENDO ASÍ DE AKBSKSVSKADO Y ESPERO EL SIGUIENTE PRONTITO, ¿EH?
    UN BESAZO ENOOOOOOORME
    Att: Andrea Valverde

    ResponderEliminar
  4. Holaaaaaaaa soy una nueva lectora y quería decirte que me encanta tu novela. Ethan me cae fatal mando a la mierda la relación de Harry y Jane, espero que vuelvan algún día. Me da pena que Lena se haya suicidado. Y Ellen ahora es una buena amiga. Podrías avisarme por twitter @Estela_NH

    ResponderEliminar
  5. Hacía un montoooon que no comentaba jajaja Bueno pues voy a decirte lo que tod@s ya saben, que ¡¡¡NO HAY NADIE QUE ESCRIBA MEJOR QUE TÚ!!! Que tienes mucho talento ''Mi Directioner''!! ;P Sigue escribiendo capitulos que yo los seguiré leyendo ( prometido ;D )
    No puedo esperar al segundo cap. jaja avisame ¿eh? ;3

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Capítulo 11

No es definitivo.

Capítulo 8