17~


Capítulo 17:
-¡Ya estamos en casa! -gritó Liam
-Traemos comida -canturreó Niall
-Dos pizzas -le imitó Liam
-Y coca-cola -siguió Louis
-Mucha coca-cola -añadió Ellen
-Y galletas príncipe -acabó Lena
-Ya os hemos oído, gracias -dijo Zayn, desde la cocina.
Avanzamos hasta donde estában ellos y dejamos las bolsas en las encimeras.
-¿A quién pretendeis alimentar? ¿A todo un ejército? -dijo Jess, al ver todas las bolsas.
-Ya te había dicho que llevábamos mucha Coca-Cola -dijo Ellen, después de dar un largo trago de agua.
-Ei, esta noche hay partido -interrumpió Zayn.
-¿Si? ¿Quién juega?
-Inglaterra contra España
-¿Enserio? ¿En la mundial? -pregunté entusiasmada.
Zayn asintió.
-Uuuh, pues vamos a verlo, ¿no? -Lena se frotó las manos
-Eso habíamos pensado.
-Genial.
-¿Desde cuándo te gusta el fútbol, Jane? -preguntó Niall.
-De toda la vida -respondió Ellen por mí -. Es una fiera, no hay quien la controle cuando ve un partido.
-Tampoco es para tanto.
-Joder que no, le gritaste al camarero.
-Eso fue distinto, ibamos perdiendo 0-5 y había tiradas a puerta que yo misma podía haber metido. Pero me puedo controlar cuando quiera.
-Yo quiero ver eso.
-Yo tambien -Harry me guiñó un ojo.
-Pues ya vais a ver, voy a estar controlada, es más, voy a estar controladísima.
-Supongo que animarás a España conmigo, ¿no? -Jess se puso a mi lado.
-Pues claro que sí, les vamos a ganar a estos inglesitos.
-Eso ya lo veremos -Harry me miraba desafiante.
-¿Traemos palomitas? -preguntó Niall
-Sí
-Genial ¿a qué hora es el partido?
-A las 18:30
-¿Tan tarde? ¿Cuándo cenaremos?
-Pues después, por que cenemos un poco más tarde, no nos moriremos.
-O cenamos viendo el partido.
-Harry, y sus buenas ideas.

~

-¡Oh vamos! ¡Eso es falta!
-Jane, control.
Me volví a sentar.
-Estoy más que controlada. Pero son unos brutos.
-Estoy de acuerdo con tigo. ¡Casi le rompe un tobillo! -me apoyó Jess.
Me crucé de brazos, mirando la pantalla.
Harry, a mi lado, reía suave. Le miré.
-¿De qué te ríes? -dije, intentando no sonreír.
-"Eso es falta" -dijo él, imitando malamente mi voz.
Le fruncí el ceño, agarré el cojín de al lado mía y le di en el hombro con él.
-¡Auch!
-"Auch" -me levanté del sofá.
-Jane, no.. no te enfades -se levantó del sofá.
-No, no. No me he enfadado tss -dije, entrando en la cocina
Harry me sonrió.
-Era sólo una broma.
-Sí sí, ya lo sé.
Me dirigí hacia el microondas y saqué el cuenco caliente de palomitas.
-¡Jane! ¡Traeme un poco de leche, por favor! -gritó Lena desde el salón.
-Será vaga -murmuré.
Me di la vuelta y me dirigí al frigorífico, bajo la atenta mirada de Harry. Sonreí y solté una pequeña risita.
-¿Por qué me miras así? -dije, abriendo el frigorífico.
Saqué el cartón de leche y al cerrarlo y darme la vuelta, Harry estaba a unos centímetros míos. Se acercó.
-¿De verdad no te has enfadado?
Solté una pequeña carcajada.
-Claro que no, sólo era una broma
Tuve que apoyarme en la puerta del elecrodoméstico, ya que se acercaba cada vez más.
Comencé a ponerme nerviosa.
-Además -hice una pausa para tragar saliva-, yo también te...
Puso un dedo sobre mis labios, interrumpiendome, mirándome a los ojos.
-Entonces, ¿todo arreglado?
Asentí, sintiendo como se sonrojaban mis blancas mejillas.
Me sentí como fulminada por un rayo, como me atravesaban esos ojos verdes, paralizándome, siendo incapaz de moverme, ni siquiera respirar. Sus dedos palparon mis labios, me acariciaban la barbilla y subiendo por mis rosadas mejillas, hasta llegar a las sienes. Su respiración tranquila refrescaba mi cuello. Apartó un mechón de delante de mis ojos y sonrió.
Mientras sus dedos acariciaban mi cabello, la otra mano se apoyó suavemente en mi cintura, las mías, aún apoyadas en su pecho, subieron hasta sus hombros, conforme su cara se acercaba más a la mía, sus ojos mirándome fijamente.
-¡Jane! ¡Corre ven! ¡Penalti! -gritó Lena.
Suspiré
-¡Ya voy! -grité de vuelta.
Harry suspiró también.
Cogí el cartón de leche y el cuenco, ya frío, de palomitas, salí de la cocina, arrastrando los pies, entré en el salón.
-¿Quién tira?
-Ah, nadie, es para que vinieras más rápido.
Arqueé una ceja.
-Perra -me acerqué a ella y le dí el recipiente.
-¿Y el vaso?
-Te levantas, y lo coges.
Lena suspiró.
Me dirigí a Niall y le di las palomitas.
-Gracias Jane -me sonrió.
-De nada -le devolví la sonrisa.
Me senté en el sofá al lado de Jess.
-Lo mismo digo -Lena me sonrió, después de beber de morro.
Harry se sentó a mi lado.
Miré de reojo a Harry, que miraba indiferente a la pantalla, tocándose los labios. Cuando, de repente, se dió cuenta y me miró.
Aparté rápidamente la mirada, sonrojándome.
-Miiraa -Jess apoyó los codos en las rodillas y la cabeza en las manos -, qué bueno está Piqué, ¿que no? -me miró.
-¿Qué? -me pilló distraída.
-Piqué. Que está muy bueno.
-Ah -me encogí de hombros -, sin más. No sé.
-¡Atentas! El Piqué ese se acerca al área -Niall señaló la pantalla con la boca llena.
-Vaamoooos -murmuraba Jess
-No, no, no, no -murmuraba Zayn, mientras negaba con la cabeza.
-¡GOL!
Jess, Niall y yo nos levantamos y nos abrazamos.
-¿Tu no eres del equipo inglés o que? -preguntó Jess a Niall.
-No no, yo soy irlandés, y para chincharle un poco a este -dijo, jugando con el pelo de Zayn.
-Calla ya, duende -dijo él, hundiendo sus dedos en la barriga de Niall, que reía a carcajadas.
Me senté en mi sitio, al lado de Harry, que miraba divertido cómo jugaban.
-Te dije que ganaríamos -canturreé.
Me miró.
-Aún no habeis ganado -sonrió.
-Tú lo has dicho. "Aún"- arqueé las cejas, sonriéndole -sólo queda un cuarto de hora.
-¿A quién le toca preparar la cena? -dijo Yina, después de carraspear.
-A Lena y a Liam -dije
-Oooh, jopee. No me apetecee -se quejó Lena.
Liam se levantó y tiró de su brazo.
-Veenga, que hay pizza.
-Mmmm, pizza -Lena se levantó-, sólo hay que meterla al horno,¿no?
Harry asintió, mirándole.
Se frotó las manos y siguió a Liam a la cocina.
-Niall, ¿me das una palomita? -preguntó Zayn.
-Si no te la he dado antes, ¿qué te hace pensar que te la de ahora?
Zayn se ecogió de hombros.
-Pues no lo sé, la verdad. Tenía un poco de fe.
Reí
El árbitro pitó el final del partido.
-Muajajaja, chócala Jane -Jess y yo chocamos las dós manos en el aire.
Jess se levantó y revoloteó el pelo de Harry.
-Estais fuera inglesitos. Vamos a ganar la mundial.
-¿Qué te hace pensar eso? -respondió, colocándose bien los rizos.
-Bueno, acabamos de derrotar a los grandes y temibles ingleses y, somos campeones de Europa.
-Quedan bastantes partidos, puede pasar de todo.
-A partir de hoy, voy a animar a España -dijo Zayn, rodeando a Jess con los brazos
-Yo también, prometen mucho -dijo Louis, que seguía jugando con el collar de Yina.
-Ya, ya. Ahora que os hemos derrotado -reí bajito-. Que malos perdedores sois.
-Habló, la que perdió al Monopoly ayer.
-Eso fue distinto, hicisteis trampa.
-¡No es verdad!
-¡Si que lo es! Veíais que estaba ganando y cogisteis dinero de la banca cuando fui al baño. Todos menos Jess, que era la más limpia jugando.
-Sólo queríamos saber qué cara ponías -Harry me miró sonriendo, otra vez con esos ojos verdes penetrantes.
Aparté la mirada sin evitar colorarme. Por el rabillo del ojo, pude comprobar que sonreía satisfecho.
-¡Harry! ¿Cómo se enciende esta cosa? -gritó Lena desde la cocina.
-¿Otra vez? ¡Pero si ya os lo expliqué! -respondió.
-¡Tú ven!
Suspiró y se levantó del sofá. Jess se sentó en su sitio, al lado mía.
Yina se levantó y Ellen la imitó, estirándose.
-Voy a ducharme
-Voy a la habitación.
Las dos abandonaron el salón, subiendo al segundo piso.
Louis, Zayn y Niall salieron a la terraza.
-¿A dónde vais?
-A bañarnos, ¿os venís?
-Ahora vamos, tengo que hablar con Jane.
Fruncí el ceño, extrañada.
Zayn cerró la puerta.
-¿De qué quieres hablar? -pregunté mirándola.
-¿Qué hay entre tú y Harry?
Esa pregunta no me la esperaba.
-¿Entre yo y Harry? -solté una suave carcajada-. Nada, ¿por qué?
Jess me miró arqueando una ceja.
-Por favor Jane, creo que todos estamos viendolo.
-Pero, ¿qué dices? Sólo somos amigos, nada más.
-¿Sólo amigos? Sí, cómo vais juntitos a todos lados, hasta a la cocina.
Me puse colorada.
-Él me siguió.
-Bueno, si tu me dices que no hay nada, te creo.
-Gracias -suspiré aliviada.
-Pero que sepas, que se os ve muy cariñosos. Y yo miraría a Yina, la haces daño.
-Pero si sólo somos amigos, no lo entiendo. Tampoco quiero eso, es una amiga.
-Pues habla con ella, veo cómo os mira, cómo jugueteas con los cordones de su zapatilla.
-¡Pero bueno! ¿Qué pasa? Por que ella esté celosa de todos mis movimientos, ¿tengo que dejar de moverme?¿De vivir mi vida? Puedo tener un amigo también, ¿no? Dios.
-Se pasa un poco, la verdad.
-¿Quién  se pasa? -Harry entró en escena.
-Nadie -dijimos las dos al unisono.
-Hmm, ¿donde están todos?
-Yina y Ellen arriba, los demás fuera.
-¿Yina esta arriba?
Jess asintió.
-Voy a hablar con ella -salió de la estancia y subió las escaleras de dos en dos.
-¿Vamos fuera? -Jess se levantó y me tendió la mano.
Yo se la cogí y fuimos con ellos, en donde Niall y Louis se bañaban con gusto, mientras que Zayn estaba sentado en el borde.
-Joder, pero si no hace nada de calor para bañarse -Jess se cerró la chaqueta.
-¿Ya veis algo? Si no hay luz -dejé que mis ojos se acostumbraban a la oscuridad y me crucé de brazos, mirándo cómo se bañaban.
-Bueno, la luna da mucha luz, y eso que aún no es luna llena.
Levanté la mirada y la miré.
-Pues tienes razón.
Estaba preciosa, no estaba completa del todo, pero brillaba mucho, como un foco o una bombilla más. Tenía toda la pinta que, la noche siguiente iba a haber luna llena.
Suspiré.

Comentarios

  1. Tia,amo tu historia!!
    Necesito capítulo siguiente YAAAAAA :)
    Porfavoor hazla lo antes posible :D
    Tequiero,un besoo ^^

    ResponderEliminar
  2. OMG!! me e enamorado de tu nove en serio!
    sube el siguiente en cuanto puedas plis! :D
    un besoo! xx.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Capítulo 7

No es definitivo.

Capítulo 11