19~


Capítulo 19:
{Narra Jane}
El sonido de los pájaros fue el primer sonido que escuché aquella mañana. Un rayo de sol entraba por la ventana, dándome directamente en los ojos. Me pasé la mano por el pelo y me incorporé, sentándome. Jess y Lena no estaban en su cama, como de costumbre.
Me levanté de la cama y me dirigí a la ventana, la abrí y me asomé, inspirando el aire fresco. No había ni rastro de la tormenta de anoche, no había ni una sola nube en todo el cielo azul, perfectamente azul, con un sol radiante en el. Como todas las mañanas, cogí mi ropa -una camiseta azul marino con la S de Superman de tirantes y una pantaloneta blanca- y me dirigí al baño, dispuesta a ducharme. Con sigilo, cerré la puerta detrás mía y entré en la ducha.
No podía borrarme aquel beso de la cabeza. Sí, había deseado ese beso desde hace bastante tiempo, pero simplemente no quería reconocerlo a mí misma y, sobre todo, no quería hacer daño a Yina. Pero no podía evitar morderme el labio inferior y cerrar los ojos con fuerza cada vez que pensaba en él.
Tampoco podía evitar sentirme confusa, ¿ahora qué? ¿Estábamos juntos? No estaba acostumbrada a esto, ¿qué le diría cuando le viera? ¿Hacía como si nada hubiera pasado? Buff...
¿Qué me estaba pasando?
Apagué el grifo y salí de la ducha, se sequé, me vestí y me peiné. Con el último suspiro, salí del baño.
Después de llevar el pijama a la habitación, bajé las escaleras despacio, sin intentar hacer demasido ruido, sin intentar llamar la atención. Con algo de miedo de encontrarme con él o con Yina, que sería algo peor, ya que nunca se me dio bien mentir, ni siquiera disimular en condiciones.
Pero cuando entré en la cocina, no había nadie, al igual que en el salón y en el comedor. En la piscina tampoco había nadie.
Que raro.
-¿Hola? -dije, después de suspirar y salir a la terraza-. ¿Jess?¿Zayn?¿Ellen?
Volví entrar en casa y me dirigí a la cocina. Estaba totalmente limpia, algo extraño, ya que hoy limpiaban Lena y Liam.
-¿Lena?¿Liam?¿Niall?
Nada, ningún ruido.
Conforme mis nervios comenzaban a subir, entré en el comedor, que también estaba impecable, al igual que la mesa de madera, ni rastro del desayuno.
-¿Yina?¿Louis? -suspiré-. ¿Harry?
Otra vez, no obtuve respuesta.
A parte de estar nerviosa, empecé a sentir algo de miedo.
-Venga, salir ya. No tiene gracia.
Salí por la puerta trasera, que daba al precioso jardín con árboles y diferentes tipos de flores y sus diferentes aromas. Las sillas en las que nos sentamos anoche estaban completamente mojadas a causa de la lluvia y en la hogera sólo quedaban las cenizas.
Después de pensarlo bastante, me dirigí al lado de la piscina, dándo la vuelta entera a la pequeña caseta de madera. Con alguna dificultar, abrí al puerta y entré en ella.
Suspiré. Nada.
Salí, cerré la puerta y me volví hacia la terraza.
-En serio chicos, si es una broma no..
Pero no pude terminar la frase, ya que una mesa  blanca estaba en medio del precioso jardín, bajo un gran cerezo con millones de cerezas rojas en él. Me llevé las manos a la boca. Al acercarme más, pude comprobar que la mesa estaba cubierta por un mantel blanco y que una preciosa vajilla adornaba la mesa, con un gran desayuno en medio.
-¡Chicos! ¡Ya podeis salir! Ya lo he visto -dije, sin quitar un ojo de la mesa.
-¿Te gusta?
Me giré rápido, con un brinco y enseguida sus ojos verdes se clavaron en los míos. No pude evitar ponerme colorada.
-Harry.. qué susto..
Ambos sonreímos.
-¡Felicidades! -Jess y Lena venían detrás de él, que me abrazaron fuerte al llegar.
Jess tiró fuerte de mi oreja.
-¡16! Y una de repuesto.
-¡Auch! -dije, frotándome la oreja.
-¡Jaaaaaaaaanyyy! -Ellen vino corriendo, con Yina detrás andando indiferentemente.
Se lanzó a mis brazos y me besó la mejilla.
-¡Feliz cumpleaños cariño!
-Gracias, ¿dónde os habiais metido? Os he buscado por toda la casa.
-Queríamos darte una sorpresa.
-¿Y los demás?
Yina se acercó y me dio dos besos, sonriéndome.
-Felicidades Jane.
-Gracias -le devolví la sonrisa.
-¡BU!
Con otro brinco, me di la vuelta y ahí estaban Niall, Zayn, Liam y Louis, que se lanzaron sobre mí, dándome besos en las mejillas y tirándome de las orejas, todo al mismo tiempo.
-¡Felicidades! -gritaban de mientras.
-Ya, ¡ya! Dios mío.
-Jane, no sabes cuánto me alegro de que te hayas despertado ya. Me estaba muriendo de hambre -Niall me sonrió.
Reí.
Al sentarnos en la mesa, Niall atacó la comida.
-Bueno Jane, ¿qué sientes al tener 16? -Ellen me sonreía.
-Pues dímelo tú, que ya los cumpliste.
-Ya, pero qué sientes tú.
-Hmmm.. no sé. Me siento muy feliz.
Harry sonrió, y yo, no pude evitar ponerme colorada de nuevo.
Carraspeé.
-Vale, ¿de quién ha sido la idea de todo esto?
-De todos un poco, pero sobre todo Harry y yo -dijo Jess, sonriendo.
-Awww -mordí la manzana.
Di un respingo en la silla al sentir mi móvil vibrar. Lo saqué del bolsillo y miré la pantalla.
-Ay Dios -murmuré.
-¿Quién es? -me preguntó Ellen.
-Es Ethan.
-¿Ethan?
Me encogí de hombros y le di al botón verde, después de disculparme.
-¡Felicidades!
-Gracias.
-¿Qué tal el día?
-Por ahora, genial.
-Me alegro muchisimo y a disfrutar a tope, que ya caen 16. La edad del amor.
-¿La edad del amor?
-Sí, ¿nunca te lo han dicho?
-Pues no.
-¿Y si te invito esta tarde a un helado para celebrar tu cumpleaños?
-Oh, lo siento E, pero no estoy en Londres.
-Ah, ¿no? ¿Estas con alguien? ¡¿No habrás vuelto con Dan?!
-¡No! -reí-, claro que no he vuelto con Dan, estoy pasando unas semanas con unos amigos.
-Ah, vale. Me habías asustado.
-Ya..
-Entonces, ¿estas comletamente disponible?
-¿Disponible en qué sentido?
-Ya sabes, sin.... sin novio.
-Sin novio.... -murmuré.
Esa pregunta me vino completamente desprevenida. Me toqué el pelo, nerviosa, mirando a Ellen, pidiendo ayuda. Ella me miraba raro. Aparté la mirada y me concentré en la conversación.
-Pues te voy a decir la verdad. No lo sé.
-¿No lo sabes?
-Nop, no lo sé. Tengo que... Es igual.
-Bueno, cuando lo sepas seguro me llamas, ¿vale?
-Lo haré.
-¿Dejamos el helado para otro día, entonces?
-Claro, un beso.
-Adiós, ¡y a disfrutar!
Colgué.
-Menudas conversaciones te monta ese tío. Dime, ¿qué te ha dicho?
-Nada interesante, me ha invitado a un helado y esas cosas -mentí rápido, y agarré la manzana, mirando a otro lado.
-Cómo se nota que quiere algo contigo -dijo Ellen.
-Pero, ¿qué dices? Sólo somos amigos.
-Ya ya. Ya me conozco esa frase -Jess me miraba, arqueando las cejas.
-Además, yo no estoy interesada en él y estoy segura de que él de mi tampoco. ¿podemos cambiar de tema?
-Jane, te llama a las diez de la mañana, un sábado, para felicitarte. Y, conociendole, a esas horas normalmente le estaría preguntando el nombre a la chica que ha dormido en su cama y/o intentando ocultar las oscuras ojeras de debajo de sus ojos provocados por la tremenda resaca por las copas de más de anoce. Ese, quiere tema -Ellen bebió del vaso.
-Te estas equivocando, ¿cambiamos ya de tema?
-Bueno, vale. Cambiemos de tema.
-¡Gracias!
-Muy bien, ¿qué tienes planeado, Romeo? -Lena miró a Harry burlona.
El abrió mucho los ojos mientras Jess carraspeaba.
-Habíamos pensado que podríamos quedarnos en casa todo el día y después hacer una pequeña fiestita.
-¿Una fiesta?
-Sí con música y comida.
-Espera espera, ¿una fiesta? ¿Cómo? Quiero decir, ¿no es un poco, raro? Sólo cumplo 16.
-Por eso -Lena me sonrió.
-A mí me parece bien y eso, pero no quiero meterme en problemas con los vecinos, ni mucho menos con tu madre -miré a Harry.
-Ah, no te preocupes, ya he hablado con ella.
Suspiré.
-Vale, está bien, pero sólo si me dejáis ayudaros.
-¡Ni hablar! Es tu cumpleaños y tienes que disfrutarlo -dijeron Harry y Jess, levantándose de la mesa y haciendo que me levante-, así que tú estaras en casa tranquilita mientras nosotros nos encargamos de todo.
-¿En serio? No, quiero ayudar en algo, dejarme que os ayude en recoger el desayuno.
-No, deja eso -dijo Harry, cogiendo el plato de mis manos y dejarlo encima de la mesa.
-Vamos, vete adentro, llama a tu madre a tu padre o haz lo que quieras, pero no salgas.
-Eso es, y Yina y Ellen te van a acompañar, ¿verdad que sí?
Yina y Ellen se miraron, se levantaron de la mesa a la vez y se acercaron a nosotros, las dos agarraron mis brazos.
-¿Y la comida? Hoy nos tocaba cocinar a los dos -dije, mirando a Harry.
-De eso ya me encargo yo, tu a disfrutar de tu dia.
-Dejame ayudarte.
-No, venga.
Las dos me arrastraron a casa, entramos en el salón y me sentaron en el sofá.
-Muy bien, ¿qué quieres hacer por tu cumpleaños, Jane?

Comentarios

  1. Hola obesa!! ME encanta, pero lo de que se sepa o no si salen será pronto, no? NO!? Vale, se me pira un huevo! Pero bueno, sube pronto el siguiente! que ya quiero ver como sigue!!

    ResponderEliminar
  2. Dios, me encanta esta novela *-* SIGUIENTE!
    Me puedes avisar cuando subas nuevo capítulo en mi tablón? mi tuenti es Anabel Directioner Horan :) xx

    ResponderEliminar
  3. holaa! ya estoii aqui otra vez! jajajaja
    bueno quee te iiba a deciir que no aguanto mas, necesiito leer el siiguiiente capii! :D
    por ciierto, has comentadoo en mii novee y yaa tengoo el tercer capii subiidoo :)
    PD.: mi twitter es @ana1D_4ever ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario