22~


Capítulo 22:
{Narra Jane}
-¿Interrumpo algo?
Miré al suelo, mientras Harry carraspeaba también.
-Emm.. dime Yina
-¿Podemos estar solos? -preguntó Yina mirándome.
-Claaro, ya me voy... Tss... -resoplé.
Sin ganas, esquivé a Yina y bajé lentamente las escaleras. Con el ceño fruncido, atrevsé el salón hasta llegar a la cocina, en donde, no pude ver muy bien quién estaba, ya que Ellen me cogió de la muñeca nada más entrar y me sacó de ella.
-¡Ala! ¿Estás loca?
-¿Quééé taal? -dijo con los ojos brillando.
-Awww, es tan mono. Pero ha venido Yina y...
-¿En serio? ¡Que pesada es! ¿Y qué coño quería?
-Ni idea, quería hablar a solas con él.
-Buah, cuando le vea le pego..
-Parecía bastante importante, no parecía muy.... contenta que digamos..
-Tsss, importante... ¿Más importante que lo vuestro? Joder, conociéndola, a lo mejor se le ha perdido la tuerca de su pendiente amarillo fosforito. ¡Deja de ser tan blanda, Jane! A tí te gusta Harry, ¿no?
Suspiré y me dejé caer en una silla cercana, mirando al vacío y pensando. Ellen frunción el ceño y se sentó en el suelo en frente mía.
-¿Qué pasa?
-Es verdad que me gusta, y mucho, pero es un buen amigo y lo último que quiero es perder su amistad.
Ellen relajó los hombros y arqueó las cejas.
-¿En serio, Jane? -soltó un resoplido- Si ese es el problema, cariño, y no te me ofendas, eres absurda.
-¿Absurda, por qué? ¡Es una razón bastante seria!
-Mira, del 100% de las amistades entre los sexos opuestos, un 90% de uno de ellos siente algo por el otro, a veces es correspondido, a veces no. ¡Mírame a mí! E estado con muchos y seguimos siendo muy amigos.
-Claro, tu has estado con casi todos de la cuadrilla, no tienes casi otra opción.
-¡No he estado con todos!
-¿No? Dime con quien no.
-A ver, Tom, James, Jhon... y Ethan -dijo contando con los dedos.
-¡Con Ethan sí!
-¿Si?¿Cuándo?
-Una noche entera después de aquella fiesta del cumpleaños de Mara, además, al lado de mi habitación. Qué mal dormí esa noche.
-Es verdad. ¡Pero es igual! No estamos hablando de mí, si no de ti. Y puedes tener todas las dudas que quieras, pero una cosa te voy a decir, no importa el pasado o el futuro, sólo el presente, si ambos os gustáis, que es el caso, ¡adelante! Ya veréis que pasará más terde, siempre podéis seguir siendo amigos más tarde, pero lo importante es gustarse y punto. Y, esto puede sonar muy cursi y todo lo que quieras, pero haz lo que te dice tu corazón, él sabrá lo que realmente tienes que hacer. Créeme.
Puse los ojos en blanco.
-¿Y bien?
-¿Qué?
-¿Qué te dice?
-¡No es asunto tuyo!
Se levantó de un brico con una gran sonrisa dibujada, me abrazó con fuerza.
-¡Que mona, Jane! Otra cosa te voy a decir, -me miró, cogiéndome de los hombros-  no dejes que Yina se interponga en tu camino -guiñándome un ojo, me soltó y volvió a entrar en la cocina.

      ~

-¡No pienso salir con esto puesto!
-¿Por qué no? ¡Estás sexy!
-¡Parezco una puerta con tanto maquillaje!
-¿Una puerta?
-¡Si sólo llevas un poco de rímel!
-¡Por eso! Yo no suelo llevar nada..
Ellen suspiró.
-Está bien, ya te lo quito. Pero el vestido te lo quedas puesto, que estas monísima.
-¡Pero me pongo las sandalias planas!
-¡Ni de coña!
-¡Yo no sé andar con esto puesto!
-¿Cómo que no? ¡Si son cuñas! ¡Y nada de altas! Te las quedas puestas y punto.
Suspiré también.
-¡Vale! Y no me pegues...
-Estate contenta que te quite el rímel. ¡Cierra los ojos!
Haciéndo caso a las constantes órdenes de Ellen, cerré los ojos de inmediato, con otro leve suspiro.
Y luego dicen que la pensada soy yo, pensé.
-¡Jane! Te ha subido el número de followers en twitter.
-¿Qué? ¿Cómo sabes eso?
-Por que lo veo en tu móvil.
-¡Lena! ¡Dame mi móvil! -estiré el brazo, aún con los ojos cerrados y sintiendo cómo Ellen pasaba un pequeño paño húmedo por mis párpados.
Resoplando, Lena colocó bruscamente el teléfono en mi mano tendida.
-Gracias.
-Vale, he quitado todo lo que he podido.
Abrí los ojos despacio.
-El pelo me lo dejarás suelto, ¿no?
-Sí, sí, tranquila. A ti te favorece más el pelo suelto -me sonrió.
-Uuf! Menos mal, pensaba que estabas enfadadas o algo -Lena se levantó.
-Ellas se hablan así, ¿no lo sabías? -Jess rió bajito.
-Jane, levántate.
Y, haciendo caso a Ellen, me levanté de la silla plegable de madera  y me miré al espejo de enfrente en la pared. Llevaba un vestido negro de finos tirantes negros y algo más corto de las rodillas, ajustado por la parte del pecho y suelto a partir de las caderas.
-A propósito, ¿y Yina? -preguntó Lena.
-Está abajo con Zayn preparándo la música, o eso me dijo ella.
-¿No está muy rara últimamente? Quiero decir, ayer estába más animada. ¡Quieta Jane!
-Pero, ¿qué haces?
-Nada, cinco turabuzones, así estas más sexy.
Resoplé.
-¿Y? No es nada formal la "fiesta"
-¡Calla! ¡Coño, Jane! ¡Quieta!
-No demasiado, eh.
-Tranquila. ¡Lista! Ya podemos bajar.
-Un segundo, voy a ser la única con un estúpido vestido?
-Claro que no, pero sí llevarás el más bonito. Así debe ser. -Ellen se dio la vuelta y abrió el armariode detrás suya, sacó  una pantaloneta roja y una camiseta ancha negra, junto con unas cuñas parecidas a las mías. - ¿Ves? Ni parecido.
-¿Eso te vas a poner? ¡Que morro!
-¡Nada! Tu vas a estar mucho mejor.
-Además, voy casi como tu -me dijo Jess, poniéndose a mi lado-, sólo que mi camiseta es blanca y algo más corta.
-Ya lo sé, pero tu al menos llevas pantaloneta, yo no llevo nada de...
-¡Deja ya de quejarte! Ir bajando que ya son las 10.
-¡Qué vergüenza!
Jess me cogió de la mano y Lena andaba a mi lado mientras salíamos de la habitación.
-Jane, talón, punta, talón, punta..
-Ya ya, eso intento. Ahora, no sé cómo demonios bailaré con esto si ni siquiera puedo andar -dije mirándo al suelo y agarrandome fuerte a la mano de Jess.
-Tu ve natural, como su fueras descalza. ¿Ves? ¡Súper sexy!
-Ahora bajo -Ellen cerró la puerta.
Las tres bajamos las escaleras, esta vez  tuve que agarrarme al barandado de las escaleras  y actuar lo más normal posible y  a la vez, no caerme por ellas. Una vez abajo, la música ya se podía escuchar.
Estaba nerviosa. Muy nerviosa.
Aún agarrada de la mano de Jess, salimos al jardín. No había apenas luz, pero la suficientes para ver. Todo el jardín estaba adornado con pequeñas lucecitas en casa rincón oscuro de él. También la luna ayudaba a la vista, todo el jardín estaba bañado en la luz plateada de ella, dándo una sensación muy cálida.  Era agradable. Acogedor. Abierto y a la vez privado. Era simple, pero perfecto.
Con los ojos ya acostumbrados a la oscuridad, avanzamos las tres en silencio hacia la pequeña mesa en la que Zayn estaba instalado, con una pequeña lámpara propia para poder ver. Louis estaba con él.
-¿Te ha dejado Harry el ordenador? -preguntó Lena
Zayn levantó la mirada y sonrió al vernos.
-No, lo traje yo, así, de casualidad.
Pasó la mirada por las tres, deteniéndose por un segundo en Jess, que ámbos sonrieron tímidos y después trasladó la mirada hacia mí.
-Jane, que guapa -dijo tímido.
Me sonrojé, también tímida.
-Gracias -sonreí.

       ~

-Jane, te lo digo una última vez, ¡ponte los tacones! ¡Ya!
-¡Pero me duelen los pies! Además, bailar, en la hierba y con tacones, pf.
Harry rió a lo lejos, divertido con la situación.
-¡Venga! -Ellen señaló los zapatos puestos a un lado, mirándome severa y, a la vez, conteniéndose la risa.
-¡Vale! -resoplé, andando hasta la ventana con mis sandalias planas.
Agarré los zapatos negros de tacón y, con ellos en la mano, volví a donde estaba ella, con los brazos cruzados y una ceja alzada.
-Toma -se los tendí.
-¿No te los pones?
-Pues no. Y me da igual lo que me digas -Ellen cogió los zapatos  con un sonoro resoplido.
-Vale, vale, pero porque es tu cumpleaños, que si no -sonreí.
Me di la vuelta también sonriendo y me dirigí hacia Harry, que me tendía la mano. Se la cogí sonrojándome y me acerqué más a el, cruzando mis manos detrás de su cuello. Me sonrió.
-Dime -dijo.
-Antes, en el pasillo.... -carraspeé nerviosa-, vaya, si puedo saberlo, pero, ¿qué es lo que te ha dicho Yina? -me sonrojé.
-Ah, sí. Bueno, es complicado, y ya sabes cómo es Yina, tan complicada y tan...
-Claro, claro.
-Supongo que la has oído hablar por el teléfono antes, ¿no?
Asentí.
-Una conversación muy larga -murmuré.
-Y muy importante. Pero claro, a veces es tan cabezota que entiende algo totalmente distinto de lo que le digo.
-Me da miedo preguntarlo, pero, ¿qué es eso tan importante?
Harry suspiró.
-Se va a Canadá.

Comentarios

  1. O_o Se vaaaaa!!!! Ala! a tomar por culo!! ahora ya no se interpondrá!! jajaj. Pero por otro lado, pobrecita, y harry tambien, que es su amiga... ja, no sé si estar contenta o no...
    Te quiero!!
    Sube pronto!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. DDDDDDDD: No quiero que se vaya a Canadá. ASJGJSAHKJGAS. Me diste tu novela por el ask y me la he leído, tal y como me pediste. DECIRTE QUE ME ENCANTA! SJAHFKSAGJAHK Estoy enganchada, en serio. ¿Tú puedes leer la mía? Es esta: http://lsnssf.blogspot.com.es/ :) Y si te gusta, hazte seguidor como yo voy a hacer con la tuya sakgjkaskadgj
    ¡Quiero a Jane y Harry juntos, eh! *-* sdkghjkas.
    Un besooooo,
    Ana <3

    ResponderEliminar

Publicar un comentario